25 agosto 2007

Tero Azul (leyenda Charrúa)


Dicen que por entonces las señales anunciaban un invierno muy duro. Los adultos intensificaban las tareas de cosecha, acopio, recolección, trueque, conservación de pieles y el salado de pescado en la orilla del océano. Aquel día sopló el primer viento frío. Los niños no se alejaron en sus correrías habituales ni en los juegos con sus bolas de piedra. Los mayores seguían en sus actividades rutinarias pero no hablaban entre sí. En la aldea se respiraba un clima de expectativas.
De pronto, todas las miradas empezaron a seguir los pasos de un charrúa muy joven; tan joven que su labio inferior no había sido aún perforado por el tembetá. Este adolescente no era un muchacho más. Hijo del médico yuyero, heredero de una sabiduría ancestral muy profunda, se le había visto renunciar tempranamente a los juegos infantiles y preguntar con respeto por las cosas trascendentes. Su solidaridad con los pequeños era tan inmensa como su conocimiento de animales y plantas. Los benteveos lo escoltaban siempre de manera muy especial y los horneros preferían hacer sus nidos en la proximidad de su vivienda.
Ahora el Consejo de Ancianos lo había llamado. No enfrentaría una prueba sencilla: la comunidad necesitaba conocer sus poderes innatos, necesitaba probarlo. Concentrado en sus pensamientos caminaba hacia la choza donde se reunía el Consejo cuando vio una pareja de teros, esas hermosas aves de nuestros bañados, que lo saludaron con sus gritos inconfundibles. El joven intuyó que esta presencia era una señal, pero aún no lograba entender claramente los mensajes de los viejos espíritus incorporados en los animales. Entró con decisión. Lo esperaban en actitud que indicaba claramente la solemnidad del momento. La anciana portavoz del Consejo le habló con serenidad y firmeza: "Debes ponerte en camino de inmediato para buscar al Tero Azul. Es un tero de tamaño corriente pero de plumaje azul. Partiras hacia los esteros lejanos, sin armas, y no deberás probar bocado hasta agotar los esfuerzos por encontrar a ese misterioso pájaro". La anciana le advirtió además que si pasaban los días sin lograr la visión no se dejase morir; que en ese caso se alimentase y volviera a la aldea. Pero le insistió en que hiciera el máximo esfuerzo posible para mantenerse en ayunas y buscar el Tero Azul. Se le entregó harina de mandioca y charque de pescado en una bolsa hecha con un buche de ñandú. El joven recibió la bolsa y se estremeció: era la que había usado su padre tantas veces para recoger hierbas medicinales, y el hecho de que ahora se la confiaran daba mayor trascendencia aún a la misión encomendada.
El muchacho salió de la aldea, caminó hasta la caída del Sol y finalmente estableció su puesto de observación en las zonas bajas que son el territorio de los teros. Vio el ocaso y el amanecer del día siguiente, y después un nuevo ocaso, bebiendo solamente agua de los manantiales transparentes, pero no vio al Tero Azul. Al tercer día sintió los graznidos característicos de estas aves, corrió hacia sus llamados con el resto de sus fuerzas, pero los emisores eran teros comunes, de plumaje pardo y blanco, con las consabidas y elegantes listas negras en sus alas extendidas. No halló al Tero Azul. Al borde de sus fuerzas decidió finalmente alimentarse porque esa era la orden, no porque deseara hacerlo. Abrió aquella bolsa amada con dolor y resolución. Amarga le supo la comida que llevaba, que sin embargo lo reconfortó.
Volvió a su aldea con una infinita tristeza. Pasó entre los suyos con rostro inescrutable, inexpresivo; lo que había vivido debía ser expuesto en primer lugar a quienes le habían encomendado la misión. Ante el Consejo de los Ancianos contó su dolor: "No pude ver al Tero Azul. No supe verlo. No soy digno de la esperanza que en mí tenían ustedes, mi padre, mi madre y mis hermanos" concluyó. Todos miraron a la anciana y ella lo miró en silencio. "Sí sos digno de nuestra confianza" respondió al fin; "sabíamos que aún no estabas preparado para encontrar el Tero Azul; sólo te pedimos que lo buscaras. Y lo importante es que tu corazón no nos mintió y asumió el fracaso como debe hacerlo nuestra gente: llegaste a nosotros y hablaste la verdad... Ahora no hables a nadie de tu búsqueda, pero cultivá en tus compañeros las virtudes que demostraste. Verás al Tero Azul, cuando llegue el día que debas verlo". A veces el día está gris y frío pero el alma tiene una dulce tibieza.
Cuentan que el muchacho sintió por primera vez, en esas circunstancias, que el aire olía a primavera y a jazmines del país; y esa fragancia era su paisaje y su casa. Vendrían otras épocas, supo entonces, habrá otra gente, pero en este suelo charrúa, aún en los interiores de las casas urbanas, perduraría la fragancia del jazmín del país y la capacidad de seguir persiguiendo teros azules. Volvió a la vivienda con el pequeño tembetá en el labio y el corazón palpitante de alegría.


___________________

10 comentarios:

Gran zoquete dijo...

Impresionante... no preciso explicarte nada que no sepas de lo que opino de la superioridad de estas culturas por tener la relación con la naturaleza escrita en su sangre.

Soy un viajante del paisito a lo largo y a lo ancho, siempre me dije no me interesaba conocer el resto del mundo si no conozco mi tierra primero. Los teros son partes del paisaje, con sus gritos, su falacia, su defensa del territorio... es así el tero y el indio son partes de la misma materia, no hay vuelta.

Y la moraleja de la leyenda... tal cual... hay etapas en la vida de cada uno para tener la capacidad de "ver" lo que se debe ver... pero siempre... siempre... sin engañar al corazón de uno, eso es imperdonable.

Besos

manolito dijo...

me encanta.ese volver sabiendo su fracaso y ofreciendo la verdad de él.el no engañar.la verdad.
creo q dice mucho de los charrúas.
abrazo.

El pequeño Dardo dijo...

Una leyenda preciosa. Ya volví de vacaciones y con tu texto me transporté como siempre. Gracias por esta leyenda.

Un abrazo!!

Valkiria dijo...

La sabiduris debe saber cultivarse sin dejar de menos a la belleza cotidiana, que nos rodea, nos embriaga, se hace nuestra y nos hacemos suyos.

Que preciosa leyenda, Pagana.
Un placer seguir por aquí.
Besos!

Amor dijo...

el verdadero heroísmo es el de la honestidad, ¿sí?

un beso honesto, de

amor

Bichicome dijo...

El tero te caga a palos.

Podes publicar la Leyenda de Wanda Nara y el Microfono asesino.

Pablo Greyman dijo...

hola! Primera vez que me meto aca...te seré sincero, entré por la foto de tu perfil, pero me meti en este blog y la verdad que me colgué. Y me alegra que alguien tenga la dignidad que bombardearnos con cultura (eso son los mitos, no?, y mejor si es con algo tan nuestro como una leyenda charrua. Te dejo un besote

Anónimo dijo...

Una vuelta me sacaron cagando los bichos estos,se ve que pase corriendo cerca de algun nido o no se que que se pusieron agresivos y no paraban de volarme en la cabeza,en fin.....creo que estan redimidos después de tan conmovedora leyenda
Salu Teros

Anónimo dijo...

el forni y la victoria 2º4 l60

Pagana dijo...

Gracias muchachos por sus comentarios tan positivos y denle mis saludos a la profe de informática.