17 marzo 2006

La leyenda de Calafate

En lo que ahora es Magallanes y mucho tiempo antes de que aquellas tierras fueran colonizadas, vivían allí dos grupos de aborígenes: los tehuelches y los onas. Al parecer, y de acuerdo con lo que dice la leyenda, los onas eran muy mirados en menos por los tehuelches, y si así no hubiera sido, nada hubiese sucedido.

Resulta que el jefe del aikén tehuelche tenía una hija bellísima, la cual era su orgullo y alegría. Esta jovencita llamábase Calafate y tenía unos maravillosos ojos dorados. Para mal de sus pecados sintiéndose en todo superiores a los onas, era costumbre tehuelche que, al cumplir la mayoría de edad, algún joven ona fuese consagrado por el brujo del pueblo.

El joven ona que llegó al aiken para serlo resultó ser tan guapo y tan garrido que Calafate, con solo verlo, se enamoró locamente de el y él de ella. Este gran amor echó raíces en ambos: decidieron huir, sabiendo que sus dos tribus no aceptarían su unión. En un lugar lejano ambos levantaron su choza: pero alguien supo de los planes y sin perder un segundo le comunicó al jefe y padre de Calafate.

De acuerdo con su tradición, la vida del joven ona era sagrada en las presentes circunstancias; por lo tanto el jefe intentó convencer por otros medios a Calafate de apartarse del ona y olvidar a su bien amado. ¡Todo fue en vano! ¿Cómo su hija, siempre siempre dócil y respetuosa de su padre y de las leyes de su tribu, ahora se mostraba tan rebelde e indómita?

Convencido de que aquéllo era obra del Gualiche, la deidad maligna, hizo venir a la bruja de su tribu y le ordenó que impidiera la huida de los enamorados, hechizando a Calafate, pero que sus maravillosos ojos dorados siguieran mirando su aikén, fuese cual fuese el hechizo.

Ni corta ni perezoza, la bruja la transformó en un arbusto que, cada primavera, se cubre de flores doradas, las que parecían contemplar el paraje donde conoció a su amado. El joven ona la buscó en vano por toda la región, hasta morir de pena.

La bruja, al darse cuenta del daño que había causado, hizo que esas flores, al caer, se convirtieran en un dulce fruto de color púrpura. Y ese fruto es el corazón de la hermosa tehuelche.

(Leyenda Tehuelche, Chile)

Fuente: Leyendas de siempre, Bibliográfica internacional


___________________

12 comentarios:

Diego dijo...

Me dio mucho gusto leer este post...hace poco estuve en el pueblo del Calafate pero no conoci esa historia...solo me decian que la leyenda decia que el que en El Calafate come algun producto de este fruto regresa al pueblo..esto me hace dar ganas de ir ya a mi cocina para unas galleticas con mermelada de Calafate.....te invito a mi blog...
http://ischanging.blogspot.com

conoces leyendas de Colombia?...quieres conocer alguna??

Gustavo er Cura dijo...

excelente blog, llegue por otro blog de un amigo, es muy sublime y soberbio, salu2s desde el otro lado del charco

Pagana dijo...

Hola Diego, bienvenido tu y las leyendas con las que quieras aportar a Leyendas Paganas :)

Gus, tambien bienvenido, gracias por pasar por aqui y hacernos saber que es de tu agrado :)

Mikamy, la leyenda es preciosa, como suelen ser las leyendas de nuestra America. Una pregunta, los Tehuelches son una rama de los Mapuches?

Saludos a todos

Câline dijo...

¿A qué saben los calafates? Primera vez que escucho hablar de ellos.

¬DonKaoss ® dijo...

como siempre mi querida colega blogger un placer porder leer estas historias que nos traes... gracias mil... espero mas ¡¡

Gloria dijo...

Que hermoso trabajo es el recolectar estas leyendas, hay tantas partes de nuestra conciencia colectiva en ellas, que al leerla te reconectas,

Gracias.

Mikamy dijo...

No Pagana, los mapuches vivieron más al norte que los tehuelches...esta leyenda es de la zona austral de mi país, la que está mas al sur.

Me alegro que les gustara la leyenda. Reitero la bienvenida a Diego y Gustavo!

abrazos, Mikamy

luissifuentes dijo...

concuerdo con gloria en su apreciación ....visitar tu blog me transporta(y me reconecta )....saludos desde cali colombia

Korkuss dijo...

Tengo una debilidad especial por este tipo de leyendas...

Lilith dijo...

Hacía tiempo que había oído hablar de la leyenda de Calafate pero no la recordaba con exactitud. Creo que el mundo onírico de las leyendas nos acerca de algún modo a nuestros orígenes como grupos sociales tribales adoradores de las fuerzas de la naturaleza. A mí también me apasionan las leyendas y trato de ellas en mi blog desde una persppectiva histórica y antropólogica. http://laestirpedelilith.blogspot.com

Pagana dijo...

Câline amiga, si te digo a que saben, te mentiría... la verdad es que solo los conozco de nombre :)

Donkaoss, usted siempre es binvenido a este espacio, esta leyenda se la debemos a Mikamy, parte fundamental de Leyendas Paganas :)

Gloria, bienvenida! Si, en eso estamos, en conectar raices :)

Gracias Mika, aclarada la duda ;)

Luissi, bienvenido también!

Korkuss... le gustan estas leyendas?? :D

Lilith, esta es tu casa. Ya voy a ver tu blog :D

David Esteban Mora Cvitanic dijo...

aqui un magallanico presente, si la historia (como todas tiene varias versiones) pero es mas o menos como la relataste, que sabor tiene?... es morado (deja la boca pintada) tiene la contextura como de las uvas pero es entre dulce y acida con un par de pepitas adentro que se pueden comer sin problema, es rico recolectar varias y pasar la tarde comiendo, el calafate da frutos a finales de enero y febrero, y es un arbusco con muchas espinas porque en la leyenda el chaman para que nadie moleste a calafate y no se le acerque su amado la lleno de espinas
y es cierta la tradicion pero con una correccion, el dicho dice "el que come calafate a de volver" refiriendose a la region no al lugar donde comio
VIVA MAGALLANES!!!